Domingo 6 – A | Primero a reconcíliate con tu hermano

16 de febrero del 2020

Proclamamos el Evangelio de Jesucristo según  San Mateo en el Capítulo 5, versículos del 17 al 37. Hacemos la lectura abreviada:

“Porque os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos”.

“Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal. Pues yo os digo: Todo aquel que esté peleado contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano “imbécil”, será reo ante el Sanedrín; y el que le llame “renegado”, será reo de la condena del fuego.

Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda”.

“Habéis oído que se dijo: No cometerás adulterio.

Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.

Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela; más te conviene entrar manco que no que todo tu cuerpo vaya a la infierno”.

“También se dijo: El que repudie a su mujer, que le dé acta de divorcio.

Pues yo os digo: Todo el que repudia a su mujer, excepto el caso de fornicación, la hace ser adúltera; y el que se case con una repudiada, comete adulterio. Sea vuestro lenguaje: “Sí, sí”; “no, no”: que lo que pasa de aquí viene del Maligno”.

Palabra del Señor

PALABRAS DE CLEMENTE:

Queridos amigos: Hoy tenemos un Evangelio que encaja perfectamente en el ambiente electoral que dentro de poco viviremos. Es posible que muchos pongan el acento en lo del divorcio y me parece bien porque también es de actualidad; sin embargo, hay temas aquí que debieran iluminar la realidad actual de elecciones que estamos viviendo.

Aquí se nos dice que antes bastaba con “no matar”, pero Jesús va mucho más lejos, quiere una sociedad mucho más humanizada y mucho más fraterna. El hecho de que pronto estemos en campañas electorales no es razón ni motivo para que podamos dedicarnos a destruir al otro, porque no solo es cuestión de terrorismo que mata o de inseguridad social, donde también se mata hasta por unas zapatillas o unos soles sacados con la tarjeta del Cajero automático, se trata de la relación entre hermanos.

Lo primero que nos dice Jesús que antes es la reconciliación con el hermano, antes que el culto mismo porque el culto a Dios con un corazón enemistado, no es culto.

En segundo lugar, se puede matar de muchas maneras. Se puede matar matando las ilusiones del otro. Se puede matar desacreditando al otro. Se puede matar utilizando todas las artimañas para que el otro pierda credibilidad ante los demás.

Siento gran repugnancia por las campañas electorales porque lo único que hacemos es cómo restarle votos al otro destruyéndolo moralmente, con el principio de que en política todo vale. Y en política no vale todo, sólo vale la verdad si es que queremos una política auténtica.

Hagamos política ofreciendo esperanzas, proyectos, pero no subamos al podio del poder sobre los escombros de los demás. Si ahora no somos capaces de respetarnos mutuamente, ¿cómo podremos construir luego todos juntos? Una campaña sucia termina siendo un gobierno sucio. Una campaña de desprestigio termina siendo luego un gobierno divisionista. El Evangelio no se casa con nadie, tampoco con los políticos.

1.- Un Evangelio hecho de novedades, ¿no le parece?
RESPUESTA: Todo el Evangelio es una novedad, pero hay momentos en los que Jesús quiere destacar las novedades del Evangelio en relación con la antigua Ley.

2.- Creo que hoy hace alusión a tres cosas: el no matar, el culto y la reconciliación, y el problema del divorcio. Usted, en su presentación, ha destacado las dos primeras, ¿por qué?
RESPUESTA: Los tres temas son importantes, pero he querido destacar los dos primeros porque es de los que menos se suele hablar y sobre los que suele haber criterios equivocados.

3.- ¿Tanta no importancia tiene el “no matarás”?
RESPUESTA: La importancia no está en el “no matarás”, sino en la novedad de lectura que hace Jesús. Porque siempre pensamos que para matar hay que utilizar una pistola, un fusil o una bomba. Y es que hay pistolas y fusiles que no se fabrican ni se venden, pero que matan sin matar y matan sin derramar sangre porque la sangre va por dentro.

4.- Matar sin matar, ¿cómo se explica eso?
RESPUESTA: Si tú matas con pistola inmediatamente acude la policía y te llevan a la cárcel, pero si matas con la lengua todo el mundo se queda tan tranquilo y no habrá policía que te detenga.

5.- Y esa pistola, ¿cómo se llama?
RESPUESTA: Se llama lengua. La lengua puede hacer más daño que un arma, con la gran diferencia de que todos tenemos más miedo a un arma que a la lengua. Sin embargo, cuántas vidas están muertas por la lengua.

6.- ¿Cómo puede hacer tanto daño la lengua?
RESPUESTA: El mismo texto te lo dice: el que “llama a su hermano imbécil” o “renegado”. Nosotros pudiéramos traducirlo hoy de otra manera: el que difama a su hermano, el que priva de la honra y la fama a su hermano, el que calumnia a su hermano, el que habla mal de su hermano. ¡Cuántas vidas muertas públicamente por la chismografía a título de libertad de expresión!

7.- La libertad de expresión es un derecho reconocido por todos.
RESPUESTA: De eso no hay duda alguna, pero antes que el derecho de expresión está el derecho de las personas a su dignidad, a su buena honra. Cuando hay colisión de derechos, debe prevalecer el que responda más a la dignidad humana.

8.- Sin embargo, se dice que en Política vale todo, es un principio que está a la orden del día.
RESPUESTA: Si hacer política a cuenta de eliminar al otro desacreditándolo con chismografía y sacándolo del camino con calumnias, yo no llamo a eso hacer política. La política tiene que responder primero al respeto de los demás. Los sillones municipales o presidenciales no pueden levantarse sobre los cadáveres de aquellos a quienes hemos eliminado matando su dignidad, su fama y su honra.

9.- ¿Por qué insiste tanto usted en la política?
RESPUESTA: Yo insisto en todo. En la chismografía diaria y en lo que se dice en política para sacar del camino a los demás. Esto por una razón muy sencilla, ¿qué es la política, sino el gobierno de todos y el esfuerzo por crear una comunidad social de personas? ¿Cómo voy a hablar de comunidad donde primero he hablado mal de ti?

10.- Entonces, ¿cómo deben hablar los políticos?
RESPUESTA: Destacando sus propias virtudes, no tanto los defectos de los otros. Presentando programas que ofrezcan un porvenir mejor y unas mejores condiciones de vida para todos. El político está llamado a dar vida a la comunidad, no a matar con su lengua a los demás. El político debe conciliar, unir, no dividir, no enfrentar a los ciudadanos.

11.- Por lo que veo, cada día, hay demasiadas muertes porque las murmuraciones y chismografías están a la orden del día.
RESPUESTA: Tengo la impresión de que hemos convertido las murmuraciones en algo baladí, algo como de diversión y entretenimiento. A veces uno está tentado a pensar que si no hablamos de los defectos del hermano, del suegro, de la suegra, de los cuñados y vecinos es como si no tuviésemos de qué hablar. Eso es una especie de dar muerte a los demás. Por eso Jesús corrige y complementa el antiguo Mandamiento de “no matarás”.

12.- El segundo tema que usted quiso destacar fue lo de la reconciliación y el culto.
RESPUESTA: Es que tenemos que preguntarnos de qué culto estamos hablando cuando vivimos enemistados con el hermano, De qué comunión estamos hablando cuando vivimos sin hablarnos con alguien…

13.- Lo curioso para mí es la redacción del texto.
RESPUESTA: Me la imagino, pero qué te causa curiosidad en la redacción del texto…

14.- El texto no dice que si yo tengo algo contra mi hermano, sino “si mi hermano tiene quejas contra mí”.
RESPUESTA: Claro, si mi hermano fuese el culpable él tendría que pedirme perdón y reconciliarse conmigo. Pero aquí resulta que yo mismo soy el culpable. El que tiene quejas es mi hermano. En ambos casos, la caridad siempre tiene prioridad incluso sobre el culto.

15.- ¿No es el culto la mejor expresión nuestra para con Dios?
RESPUESTA: Claro que sí, pero de qué sirve decir que amamos a Dios y le rendimos culto cuando nuestro corazón está enemistado con algunos de nuestros hermanos- Jesús fue bien claro “lo que hagáis a uno de mis hermanos a mí me lo habéis hecho”.

16.- ¿Quiere decir que si yo voy a misa y en el camino me acuerdo que mi hermano tiene algo contra mí tengo que darme la vuelta a reconciliarme con él?
RESPUESTA: La caridad es el mejor culto que podemos ofrecerle a Dios.

17.- ¿Y si luego llego tarde a Misa?
RESPUESTA: Bueno, a misa hay que llegar a tiempo, pero no creo que la gente llegue tarde porque ha ido a hacer las paces con los hermanos, sino por abandono o irresponsabilidad.

18.- Pero yo le estoy preguntando si llego tarde porque he ido a reconciliarme, ¿me vale la Misa?
RESPUESTA: Prefiero que llegues tarde a Misa, pero con un corazón reconciliado, que no que oigas misa entera con un corazón enemistado y falto de amor y caridad y, por tanto, sin perdonar.

19.- No quisiera pensar mal, pero si todos los que van a misa regresan a casa a hacer las paces con sus hermanos y vecinos celebraría usted la misa con la Iglesia vacía porque llegarían al “Podéis ir en paz”.
RESPUESTA: Lo que tú pones medio en broma se presta a una reflexión interesante. ¿Cómo se puede salir en paz de la Misa con el corazón sin caridad y sin perdón?

20.- Todo esto me está cuestionando de verdad. No había tomado conciencia de la relación de la caridad con el culto, sobre todo con lo de la misa.
RESPUESTA: Sin embargo, es algo esencial porque qué otra cosa es la Eucaristía que el sacramento de la comunión de Dios con el hombre y de los hombres entre sí como hermanos. ¿Recuerdas aquella queja de Pablo cuando los de Corinto se reunían y mientras unos comían bien, otros estaban con el estómago vacío? ¿Qué les dice Pablo? ¿Lo recuerdas?

21.- No estoy muy seguro, pero creo que les dijo medio enfadado: “Corintios, esto no es celebrar la Cena del Señor”.
RESPUESTA: Medio enfadado no. Enfadado. Les dijo claramente que aquello no era la Cena del Señor, es decir, una cena así, con cristianos divididos, no es Misa del Señor. ¿No has notado que siempre comenzamos la Misa con el acto penitencial, en las diversas formas, bien sea “Señor, ten piedad”, bien sea, “yo pecador me confieso”? Y antes de la Comunión nos damos la paz.

22.- ¿Estaríamos diciendo que no podemos tampoco comulgar mientras estemos enemistados?
RESPUESTA: A veces pienso que vivimos una serie de incongruencias. Hay situaciones en la vida que nos impiden comulgar; sin embargo, estamos enemistados, sin hablarnos años con alguien y comulgamos tranquilamente. Esto no lo entiendo.

23.- Pero si en ese momento que voy a comulgar perdono a mi hermano con la promesa de irme luego a reconciliar con él, creo podré comulgar.
RESPUESTA: Desde el momento en que en tu corazón le perdonas y decides buscarle para expresarle tu perdón y reconciliación, tú corazón ya está limpio y puedes comulgar.

24.- Veo que escuchar misa o ir a Misa no resulta tan fácil como a veces nos imaginamos.
RESPUESTA: Ir a Misa es fácil, lo difícil es si celebramos la verdad de la Misa en nuestros corazones. A mí no me gusta eso de “ir a escuchar Misa”, vamos a celebrar o concelebrar con el sacerdote; por tanto, vamos a vivir el misterio de salvación que es el misterio del amor de Dios.

DESPEDIDA: Bueno, amigos, no matemos ni excluyamos a nadie en nuestro corazón. Vaciemos el corazón de todos nuestros resentimientos. Hagámoslo hoy mismo.

Para bajar Domingo es Fiesta, haz clic clic aquí