Domingo 3 – A | La Conversión

26 de enero del 2020

Proclamamos el Evangelio de Jesucristo según San Mateo en el Capítulo 4, versículos del 12 al 23:

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: “País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al oro lado del Jordán, Galilea de los Gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban  en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.” Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: “Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.”

Palabra del Señor

1.- Un marco un tanto negro para comenzar el camino de una vida, ¿no le parece?
RESPUESTA: ¿Y por qué un marco negro?

2.- No sé lo que pueda tener de blanco. Imagínese: Juan arrestado. Cafarnaún, Zabulón, Neftalí, Galilea de los Gentiles… Un pueblo que habita en las tinieblas… en tierra de sombras de muerte… ¿Le resulta a usted simpático?
RESPUESTA: Tanto como simpático no, pero se trata de un marco y un trasfondo que ayuda a comprender lo que será la predicación de Jesús y lo que será su misión que recién comienza. Además tú solo lees las cosas a medias, tienes que leerlas enteras.

3.- ¿Y cuáles son esas cosas enteras? Yo leo lo que está aquí…
RESPUESTA: Claro que lees lo que está ahí, pero no todo. Frente a un país que vive en sombras, se dice algo más. “Vio una gran luz.” Frente a una tierra que vive en sombra de muerte, hay una invitación a la vida “convertíos”. Como ves, se trata de un marco donde se confrontan realidades y esperanzas. Sombra, luz. Muerte, conversión.

4.- Bueno, Padre, mejor si usted nos marca el camino…
RESPUESTA: Mateo parte de una experiencia dolorosa para Jesús: “A Juan lo han encarcelado.” Jesús opta por elegir un espacio totalmente nuevo para dar comienzo a su predicación. La predicación de Jesús se presenta como una gran luz y como una invitación a la esperanza.

5.- ¿Qué tiene que ver el arresto de Juan en este caso? ¿Es como un preaviso para que Jesús tome las precauciones debidas?
RESPUESTA: Juan siempre se presentó como precursor, como anuncio del que viene. Anuncio de otro. Juan nunca se presentó ante el pueblo como la verdad definitiva. Todo en Juan hablaba de provisionalidad.

6.- ¿Cómo de provisionalidad?
RESPUESTA: Él no es el Mesías, sino el que lo anuncia. Su bautismo es de agua, el otro bautizará con Espíritu Santo. El tiene que disminuir, el otro está llamado a crecer.

7.- ¿Qué tiene que ver todo esto con su arresto por parte de Herodes?
RESPUESTA: Para Jesús, el arresto de Juan significaba dos cosas. La primera, es el momento en el que Juan desaparece de la escena y, por tanto, es la hora de que entre plenamente el Mesías que anunció. Jesús lo entendió así: la hora de Juan ya terminó, ahora es la mía. Pero además, es posible que Jesús intuyera ya desde el comienzo cuál sería también su final.

8.- ¿En qué sentido Jesús intuye su final en el arresto de Juan?
RESPUESTA: Los profetas siempre terminan mal. El poder del mundo termina por arrestarlos, encarcelarlos y condenarlos. El poder del mundo no necesita profetas que despierten la conciencia de la gente. Jesús, el gran profeta, vislumbraba lo que sería también su final. También Él terminaría en manos de los hombres que lo arrestarían y condenarían a muerte.

9.- Padre, confieso que no sabría expresarlo, pero viendo la confrontación de estos dos personajes, Juan y Jesús, presiento que hay entre los dos como una especie de comienzo parecido: Juan comienza en el desierto. Jesús va a comenzar en Carfanáun. ¿Existe esta relación?
RESPUESTA: Pues yo diría que hay una gran similitud y, a la vez, una gran diferencia.

10.- Comencemos por la similitud. ¿Dónde está la semejanza entre el comienzo de Juan y el comienzo de Jesús?
RESPUESTA: Como tú mismo has dicho, Juan comienza en el desierto. Es decir, allí donde no hay nada, allí donde no pesa la tradición de lo viejo y de la ley. Jesús va a comenzar en un ambiente pagano, gentil, zona de esclavitud, de muerte y de sombra. Es decir, ambos inician la predicación del Evangelio fuera del marco religioso de Israel.

11.- ¿Para que todo sea nuevo y no simples remiendos al pasado?
RESPUESTA: Ninguno de ellos ignora la historia del pasado, pero hay un salto: la novedad del Reino.

12.- ¿Y la diferencia entre los dos?
RESPUESTA: La diferencia sí es grande. Juan comienza una predicación de la amenaza, tengan cuidado que el hacha ya está presta a cortar las raíces. Mientras que Jesús no entiende en nada de amenazas, todo es anuncio de Buenas Noticias. No es un imponer el cambio de conducta, sino una gozosa invitación a la conversión del corazón.

13.- Juan, según veo anunciaba el cambio del corazón con amenazas… ¿Qué razones o motivaciones ofrecía Jesús para invitar a la conversión del corazón?
RESPUESTA: Una fundamental: “Porque se acerca el reino de los cielos.” Se anuncia lo nuevo, un nuevo orden, una nueva realidad. La realidad de Dios como ofrecimiento a los hombres.

14.- Dos estilos bien distintos, ¿verdad?
RESPUESTA: Dos estilos bien distintos, pero que a nosotros nos cuesta mucho aprender. Nosotros preferimos la pedagogía de Juan a la de Jesús.

15.- ¿Usted cree?
RESPUESTA: Júzgalo tú mismo. ¿No crees que nuestra pedagogía es mucho más de amenaza que de gozoso anuncio? Aquí tenemos que ser todos muy honestos y sinceros, porque esto se da tanto en la pedagogía humana como en la religiosa. ¿Acaso los padres y los educadores no utilizamos más la amenaza de la ley, la amenaza del castigo, que no el anuncio de cosas bonitas, el anuncio de nuevas esperanzas?

16.- ¿Dice usted que esto también se da en la vida religiosa y espiritual?
RESPUESTA: De esto no tengo dudas. Nos movemos más por el miedo a la condenación que por la ilusión y la esperanza de la salvación. Tenemos más miedo a la justicia de Dios que gozo por su amor. Además, tenemos más miedo a que los de arriba nos juzguen y condenen que gozosa esperanza en sus palabras de aliento y de ánimo en las luchas de la vida.

17.- Me va a permitir le pregunte algo que tal vez pudiera parecer atrevido. Dejo la respuesta a su consideración, ¿realmente existe miedo hoy en la Iglesia?
RESPUESTA: Para serte sincero, yo creo que existe más miedo que el que debiera existir. Ciertamente si la vemos con ojos limpios, al menos no podemos decir que las relaciones son siempre de tipo amoroso. Creo que la ley todavía pesa mucho.

18.- ¡Gracias por su sinceridad! Padre Clemente, ¿por qué realmente Jesús escogió un lugar y una geografía tan extraña para dar comienzo a su predicación? ¿No le resulta extraño que el mismo Mateo acentúe el hecho de que “dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún”?
RESPUESTA: Su estilo choca con el nuestro, ¿verdad? En cambio Jesús tiene otra mentalidad. Jesús como que busca un ambiente no contaminado, que suele ser un ambiente mucho más abierto a la novedad de Dios. En segundo lugar, la zona de Cafarnaún era un zona por donde circulaba mucha gente, era el paso de las gentes que venían de Siria y del Oriente hacia el mar camino de Egipto. Por tanto, un lugar donde era más fácil encontrarse con los hombres. Y, en tercer lugar, era un lugar donde había sufrido mucho toda la experiencia de las deportaciones de los invasores.

19.- Pero además era una zona pagana, según tengo entendido. ¿Es lo pagano el mejor espacio para anunciar y proclamar el don del Reino?
RESPUESTA: Efectivamente, era una zona tenida por pagana. Por eso se le llama también la “Galilea de los gentiles”. Decir que lo pagano es un mejor espacio tampoco tendría mayor sentido. Aquí lo de pagano pudiera tener, como te decía antes, una similitud con el desierto, pero en un doble sentido.

20.- ¿Cuál sería ese doble sentido?
RESPUESTA: En primer lugar, salirse de la institución de la ley y del templo para que todo comience de nuevo y, en segundo lugar, el hecho de comenzar el anuncio del Reino entre los paganos o gentiles ya nos está indicando que Jesús rompe con la mentalidad de un Dios exclusivo de Israel, para manifestarse como el Dios de todos los hombres y de todos los pueblos. Una idea que ya aparecía en la Epifanía.

21.- ¿Vendría esto a decir que, de esta manera, Dios rompe sus ataduras y se universaliza?
RESPUESTA: Dios no necesita romper atadura alguna porque nada lo ata. Dios es muy libre, sino que somos nosotros los hombres los que estamos llamados a una imagen nueva de Dios. En tiempos de Jesús, Dios era más el “Dios de Israel que el Dios de la humanidad”. Y no que no estuviese explícita esta universalidad, sino que la espiritualidad de entonces había caído en ese reduccionismo.

22.- Ahora voy entendiendo el por qué de esas imágenes que yo llamaba un “marco negro” y veo que son imágenes que tratan de contrastar lo viejo y lo nuevo.
RESPUESTA: Fíjate. Primero nos pone como marco “una zona pagana”, luego nos dice que “habitaba en sombras de muerte”. Evidentemente describe la realidad en la que vive la gente, pero luego presenta la figura de Jesús como el contraste: Ahí donde había sombras, ahora hay una gran luz. La luz es la que vence a las sombras, la que ilumina a las sombras.

23.- La figura de tinieblas y luz suele ser bastante frecuente en la Biblia…
RESPUESTA: Dios es todo luz y la luz, como dice Juan, brilla en las tinieblas. Dios no quiere ser luz donde ya abunda la luz. Una luz donde ya todo está iluminado alumbra poco. Donde se revela la verdad de la luz es donde abundan las tinieblas. Jesús quiere comenzar presentándose como verdadera novedad. ¿Hay algo que revele mejor la novedad de la luz, que la claridad en medio de las tinieblas? Un bombillo encendido en medio de la noche todo el mundo lo ve.

24.- Sin embargo, Padre, cuando todo se nos oscurece en la vida, ¡qué difícil nos resulta descubrir que a pesar de todo, dentro tenemos una luz, la luz de Jesús y del Evangelio! ¿Por qué la Iglesia brilla hoy menos en medio de tantas oscuridades?
RESPUESTA: Primero, siento que afirmas que la Iglesia alumbra menos hoy. Yo no estaría tan seguro si alumbra menos o alumbra más. Hasta me preguntaría si los hombres tenemos hoy capacidad para ver la luz que emite la Iglesia. Ciertamente que si la Iglesia no alumbra habría perdido su capacidad de iluminar al mundo.

25.- Es que, Padre, cada ambiente necesita de una luz propia. ¿La Iglesia no estará emitiendo más una luz del ayer que la luz que necesitamos hoy?
RESPUESTA: Eso ya plantea un interrogante más serio a la Iglesia. La Buena Noticia del Evangelio será siempre la misma. Aunque, a decir verdad, habrá que cocinarla cada momento con nuevo condimento. Además, necesitamos del pasado, porque nos quedaríamos sin presente. El anuncio de Dios es siempre mirando hacia delante. Hasta siento que el hombre está configurado más para el mañana que para el ayer.

26.- Un momento, ¿me quiere decir cómo el hombre está configurado por Dios más para el mañana que para el ayer?
RESPUESTA: Oye, díme, ¿dónde te han puesto a ti los ojos, en la frente o en el cogote atrás?

27.- Todos llevamos los dos ojos en la frente…
RESPUESTA: Ya ves, para que miremos adelante y no atrás… Dime otra cosa, ¿te has fijado cómo son tus dos orejas?

28.- Tendré que tocarlas, siento que tienen un pabellón enfocado para adelante…
RESPUESTA: Ahí tienes otro detalle. El pabellón como que nos protege del pasado y está dispuesto para escuchar el futuro, lo de adelante. Para Dios el ser humano está abierto a la novedad de Dios.

29.- Sin embargo, escuchamos más el ayer de nuestras vidas que el mañana.
RESPUESTA: No obstante Dios está empeñado en ser buena y nueva noticia. Y lo nuevo y lo nuevo mira siempre al futuro. Por eso es lindo ver esa imagen de sombras y luces, de muerte y de vida.

30.- Pero la razón fundamental de esta novedad es el anuncio del Reino. Pienso que Dios es bien curioso y original. Como que es un Dios que no se repite, que siempre quiere ser nuevo. En medio de tanta tiniebla y tanta señal de muerte nos abre a todos a la conversión. ¿Por qué a la conversión?
RESPUESTA: Porque convertirse es cambiar de dirección, es cambiar de orientación. Convertirse es la invitación a salir de cuanto llevamos de muerte y para llenarnos de toda la novedad del Espíritu en nosotros.

31.- Sin embargo, Padre, cuando alguien nos habla de conversión, como que nos ponemos tensos, como si nos estuviese privando de algo…
RESPUESTA: Claro que nos están privando de algo. Lo que sucede que cuando nos invitan a convertir nuestro corazón nos están invitando a privarnos de todo lo que llevamos de tinieblas y de muerte dentro de nosotros. Nos están invitando a abrirnos a la luz y la vida que se nos ofrece.

32.- Con lo cual nos está usted diciendo que la invitación misma a la conversión es una buena noticia.
RESPUESTA: ¿Y desde cuándo la invitación a vivir es mala noticia? ¿Desde cuando la invitación a vivir en la luz es mala noticia? ¿Acaso es igual que el médico te diga tu enfermedad es incurable o te diga esto lo vamos a sanar y curar enseguida?

33.- Amigos, a Dios no le gusta hacer lo fácil. A Dios no le gusta hacer lo que otros pueden hacer. Dios quiere ser siempre original. ¿No os parece una buena noticia que Dios quiere llenar de luz y de vida todo lo que llevamos de sombras y de muerte? Por eso todos tenemos también hoy una invitación: a convertirnos porque está cerca el reino de los cielos.

DESPEDIDA: ¿Hay sombras en vuestro corazón? Ahí está Jesús que es luz. ¿Hay muerte en vuestro corazón? Ahí está Jesús que os anuncia la vida.

Para bajar Domingo es Fiesta, haz clic clic aquí