Con los Ancianos

Clemente les escribe a los Ancianos mensajes de aliento y les explica una serie de temas y preguntas que rondan por su alma. A la luz de su experiencia, Clemente trata esos temas de manera sencilla y amena.

Aquella tarde jugando cartas

Aquella tarde jugando cartas

Queridos amigos ancianos: Estaba yo de vacaciones en mi pueblo... bueno, perdón, las cosas por su nombre, “mi aldea”. Pero es una aldea muy simpática. ¡Qué lindas son las aldeas, a diferencia de las ciudades! Tiene una taberna y un salón de encuentro hecho por la...

read more
Me dio pena verlo llorar

Me dio pena verlo llorar

Queridos ancianos: Sí, no solo los niños lloran, también me ha tocado ver llorar a los ancianos... y los he visto llorar por fuera como también por dentro, las lágrimas de dolor que corrían por los ojos del corazón era más dolorosas. Uno se siente conmovido por las...

read more
Declaración de los Derechos de los Abuelos

Declaración de los Derechos de los Abuelos

Queridos abuelos: Ya que las nuevas culturas quieren prescindir de nosotros, los abuelos, nosotros hacemos nuestros legítimos reclamos. No pedimos nada que no nos corresponda, pedimos tan solo aquello que nos pertenece precisamente por nuestra condición de abuelos....

read more
¿Les podemos hablar de la muerte?

¿Les podemos hablar de la muerte?

Muy queridos ancianos: ¿Les podemos hablar de la muerte a los jóvenes, a los hombres y mujeres de la edad adulta? Por la misma razón que les podemos y tenemos que hablar de la muerte a los jóvenes y a los adultos, les podemos hablar también a los que van más adelante...

read more
Ancianos, ¡qué falta nos hacéis!

Ancianos, ¡qué falta nos hacéis!

Queridos ancianos: Puede que muchos digan: “Ancianos, ¡cuánto estorbáis!” Nosotros preferimos decir: “Ancianos, ¡qué falta nos hacéis!” Una familia sin niños, es una familia demasiado triste, es como una jaula sin canarios. Pero una familia sin ancianos, como que...

read more