Biblia para la semana

Santo de la semana: San Juan Bautista de La Salle, Sacerdote y Fundador

Juan Bautista de La Salle nació en Reims, recibió la tonsura a la edad de 11 años y fue nombrado canónigo de la Catedral de Reims a los 16.

Cuando murieron sus padres tuvo que encargarse de la administración de los bienes de la familia. Terminados sus estudios de teología, fue ordenado sacerdote el 9 de abril de 1678. Dos años más tarde, obtuvo el título de doctor en teología. En ese período de su vida, intentó comprometerse con un grupo de jóvenes rudos y poco instruídos, a fin de fundar escuelas para niños pobres.

En aquella época, sólo algunas personas vivían con lujo, mientras la gran mayoría vivía en condiciones de extrema pobreza. Conmovido por la situación de estos pobres que parecían “tan alejados de la salvación” en una u otra situación, tomó la decisión de poner todos sus talentos al servicio de esos niños, “a menudo abandonados a sí mismos y sin educación”.

Para ser más eficaz, abandonó su casa familiar y se fue a vivir con los maestros, renunció a su canonjía y su fortuna y a continuación, organizó la comunidad que hoy llamamos Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Su empresa se encontró con la oposición de las autoridades eclesiásticas que no deseaban la creación de una nueva forma de vida religiosa, una comunidad de laicos consagrados ocupándose de las escuelas “juntos y por asociación”. Los estamentos educativos de aquel tiempo quedaron perturbados por sus métodos innovadores y su absoluto deseo de gratuidad para todos, totalmente indiferente al hecho de saber si los padres podían pagar o no.

A pesar de todo, De La Salle y sus Hermanos lograron con éxito crear una red de escuelas de calidad, caracterizada por el uso de la lengua vernácula, los grupos de alumnos reunidos por niveles y resultados, la formación religiosa basada en temas originales, preparada por maestros con una vocación religiosa y misionera a la vez y por la implicación de los padres en la educación. Además, de La Salle fue innovador al proponer programas para la formación de maestros seglares, cursos dominicales para jóvenes trabajadores y una de las primeras instituciones para la reinserción de “delincuentes”.

Extenuado por una vida cargada de austeridades y trabajos, falleció en San Yon, cerca de Rouen, en 1719, sólo unas semanas antes de cumplir 68 años.

Juan Bautista de La Salle fue el primero que organizó centros de formación de maestros, escuelas de aprendizaje para delincuentes, escuelas técnicas, escuelas secundarias de idiomas modernos, artes y ciencias. Su obra se extendió rapidísimamente en Francia, y después de su muerte, por todo el mundo. En 1900, Juan Bautista de La Salle fue declarado Santo.

Dios nos habla esta semana

Jueves 2
San Francisco de Paula,
Ermitaño y Fundador
Gen 17,3-9
Salmo 104
Jn 8,51-59

3 Viernes
San Sixto I,
Papa
Jer 20,10-13
Salmo 17
Jn 10,31-42

4 Sábado
San Isidoro de Sevilla,
Obispo y Doctor
Ez 37,21-38
Salmo Jer 31
Jr 11,45-57

5 Domingo de Ramos en la Pasión del Señor
Procesión:
Mt 21,1-11
Misa:
Is 50,4-7
Salmo 21
Flp 2,6-11
Mt 26,14-27,66

6 Lunes
San Guillermo de Eskill,
Abad
Is 42,1-7
Salmo 26
Jn 12,1-11

7 Martes
San Juan Bautista de La Salle,
Sacerdote
Is 49,1-6
Salmo 70
Jn 13,21-33.36-38

8 Miércoles
San Agabo,
Profeta y Carmelita
Is 50,4-9a
Salmo 68
Mt 26,14-25

9 Jueves
La Cena del Señor
Ex 12,1-8.11-14
Salmo 115
1Co 11,23-26
Jn 13,1-15

10 Viernes
Celebración de la Pasión del Señor
Is 52,13-53,12
Salmo 30
Hbr 4,14-16;5,7-9
Jn 18,1-9,42

Pistas para el Evangelio del Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

Proclamamos el Evangelio de Jesucristo según San Juan en el Capítulo 20, versículos del 1 al 9:

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue a donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo:

“Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto”.

Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro.

Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.

Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro; vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también  el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: “que Él había de resucitar de entre los muertos”.

Palabra del Señor

PISTAS PARA EL EVANGELIO:

1.- Lo primero observa la actitud sicológica en que estaban los Discípulos.
¿alguien pensaba que Jesús pudiese resucitar?
¡el centro de sus idas y venidas no es el Jesús, sino el sepulcro!
Todos piensan en un muerto y no en un vivo.

2.- Todos andan corriendo: corren las mujeres, corre Pedro y Juan.

3.- En realidad es una Iglesia que busca y quiere encontrar su razón de ser.

4.- El escándalo de la Cruz los ha dejado a todos marcados.

5.- Tendríamos que pensar que el día de Pascua fue día de velorio para los discípulos que sólo por la noche se encuentran con el que está vivo.

6.- La Pascua o Jesús resucitado no es algo que se dé por hecho, al contrario, nadie cree en ese acontecimiento. Es el acontecimiento el que se les impone. Pero antes tienen que andar caminos en su búsqueda.

7.- Hay un proceso: cada uno va descubriendo pedacitos de verdad. Nadie es dueño de toda la verdad:
las mujeres ven el sepulcro vacío.
Lo comunican a los discípulos.
Pedro y Juan van al sepulcro. Uno ve pero no cree.
El otro ve y cree.
Y se van anunciando unos a otros esos pedazos de verdad.

8.- Nadie es dueño de la verdad. Cada uno tenemos un pedacito. Pero hemos de compartirlo.